viernes, 22 de marzo de 2013

Míster Schumer protagonizará la película "Bunga Bunga"


PODRÍA haber utilizado míster Pronto, que cambia el polvo por brillo aristocrático, pero su majestad prefirió escudarse tras el seudónimo de míster Schumer para llamar a Corinna al trabajo, cualquiera que este sea. La cosa iba más o menos así: Piticlín, piticlín, piticlín... ¿Diga?... Hellou, que soy míster Schumer, el campechano, y quería hablar con Ingrid, la de la fusta, para llenarla de orgullo y satisfacción. Bueno, más lo primero que lo segundo, je, je, que todavía no estoy para muchos trotes. 
Este diálogo sería un buen comienzo para un best seller si alguien se anima a escribirlo. Podría titularse Las 50 sombras del Rey y el éxito está asegurado. Los detalles de este novelón entre el monarca biónico y la princesa corista, siempre al servicio de su majestad y del CNI, enciende la imaginación del populacho y deja a la altura de folletín para modistillas la novela de E. L. James. 
La adaptación al cine podría incluso revitalizar esta industria tan alicaída. Me imagino el cartel: ambos vestidos con el prêt-à-porter de Coronel Tapioca sentados en los colmillos de un elefante frente al Kilimanjaro. Bajo el título Bunga Bunga, las frases promocionales: Ella vivía a cuerpo de rey, él la trataba mejor que a la reina. Cameo patrocinado de El duque empalmado como jefe de los masai. 
Solo con esto, a reventar taquillas. Vamos, que ni Torrente. Eso sí, ya veo a los aduladores cambiando el orden de su mantra: "En realidad, yo soy monárquico, pero no juancarlista".