lunes, 25 de mayo de 2015

Subir, subir, subir. Rápido, rápido, rápido


El suizo Ueli Steck no se conforma con llegar a la cima. Para quedar satisfecho tiene que hacerlo a velocidad de vértigo. En este vídeo se le ve ascender en solitario la cara norte del Eiger, en los Alpes. Tardó 2 horas y 47 minutos cuando otros alpinistas emplean en la tarea tres o cuatro días. Fue el 13 de febrero de 2008. Siempre es un placer volver a verlo trepar como una araña. Un buen ejemplo de superación en un escenario en el que el hombre es apenas un pequeño punto en el paisaje.