sábado, 4 de febrero de 2012

Boda en la notaría



AHORA que los notarios se han quedado sin una mala escritura que llevarse a la boca y se pasan las mañanas jugando al minigolf en el pasillo de sus despachos, sale Gallardón al rescate. El nuevo ministro de Justicia, siempre sensibilizado con las clases desfavorecidas, intenta evitar por todos los medios que se dispare el desempleo entre los fedatarios públicos y estudia una ley que les permita casar y divorciar cuando la pareja lo hace de común acuerdo, que suele ser en la mayor parte de los casos. Con esta medida espera aligerar el trabajo en los juzgados y, de paso, empujar a la gente a unirse por la Iglesia, que siempre es más fácil negociar el precio con el párroco en la sacristía que con un señor de corbata que se sienta en un trono de cuero.

También es verdad que la medida puede tener su lado positivo si se aprovecha la boda para formalizar la hipoteca. En realidad, quien debería casarnos es el director de la caja de ahorros del barrio, que es quien va a unirte a tu pareja durante dos o tres década por la gracia del euríbor, en este aspecto más poderosa que la del Altísimo. Pero, por ahora, nadie se fía de su firma. Si sale adelante la medida, y dado que en las notarías no cabrán los invitados, propongo que un día a la semana se realicen bodas y divorcios masivos y concelebrados por los notarios vizcainos en uno de los pabellones de la Feria de Muestras, que podría así equilibrar su balance, últimamente algo alicaído. Sinergia, creo que lo llaman los entendidos.

Josetxu Rodríguez