viernes, 21 de febrero de 2014

Facebook compra WhatsApp: La mercancía somos nosotros




FACEBOOK acaba de pagar 14.000 millones de euros para quedarse con Whatsapp, ese pequeño programa que usted lleva en el teléfono móvil y en el que aparecen sus amigos con la foto que les hicieron en la guardería. "Creo que les han timado, porque yo lo acabo de comprar por 89 céntimos", dice el listo de la cuadrilla, que tiene el conocimiento tecnológico de un mejillón cebra y por eso se le perdona la burrada. 
¿Qué busca con esta operación? Dicen que quitarse de encima a un competidor que crecía demasiado. Con 55 empleados había conseguido en cinco años 450 millones de clientes que se envían 50.000 millones de mensajes diarios. Por otro lado, rejuvenecer. La compañía de Zuckerberg estaba aprisionada en el ordenador y necesitaba dar el salto a los smartphones. 
Pero lo más importante no es eso. Facebook ya es la mayor plataforma de espionaje masivo en la red y cuenta con miles de datos de cada uno de nosotros. Se los hemos entregado voluntariamente. Con Whatsapp acaba de adquirir la agenda telefónica de medio planeta con las relaciones que nos unen a otras personas, nuestros grupos y contactos y todos los archivos y conversaciones intercambiados con ellos. Ahora poseen la ficha completa. Con menos, se ganan elecciones. 
Todavía hay quien se pregunta si algún día Facebook será de pago. No ocurrirá. Nosotros no somos el cliente. Somos el producto. Lo que se vende. El ganado.
Josetxu Rodríguez