viernes, 28 de octubre de 2016

Paciente impaciente


columna Josetxu Rodríguez, Graham Smith, autoayuda,

EL ingeniero Graham Smith es un paciente impaciente, a la vez que un gran emprendedor. El hombre no ha querido aguardar a que le arregle las cosas el aita estado y se ha operado a sí mismo. Sí señores, como lo oyen. Llevaba 15 años en lista de espera para extraer un trozo de nylon de 8 milímetros que los cirujanos del hospital Aintree de Liverpool se olvidaron en su intestino y que le provocaba fuertes dolores, así que le pidió titanio a un amigo dentista, construyó el material quirúrgico y se puso manos a la obra. Todo ha salido bien porque su ángel estaba de guardia, en caso contrario estaríamos haciéndole un obituario. No obstante, este ejemplo de iniciativa ha sido tan bien acogido por los sistemas de salud europeos que están dispuestos a ponerla en práctica para reducir los atascos. 
En Euskadi no deberíamos quedarnos atrás e iniciar una formación dual de Medicina e Ingeniería para despejara los quirófanos de Osakide-tza. ¿Se imaginan si uno pudiera operarse el menisco, colocarse una cadera o implantarse la dentadura con un kit de quirófano que Ikea se encargaría de distribuir en sus centros? Si la mayor parte de la población ya nos automedicamos, ¿por qué no acabar la tarea? Incluso se me ocurre que para aprovechar las sinergias, algún médico podría encargarse de construir los nuevos puentes de Zorrotzaurre, que ahí también puede ahorrarse una pasta. Más pronto que tarde aquí también triunfará el Hágalo usted mismo, ya lo verán.
Josetxu Rodríguez @caducahoy