lunes, 1 de febrero de 2016

Felipe González está enfadado o desasosegado o preocupado por los pactos.... No sé, llámalo X


Felipe González,pactos,columna Josetxu


FELIPE González está desasosegado. Se le ve preocupado, irascible, congestionado. Como si tuviera un gallinero en el que se han colado las comadrejas o encabezara una tupida red de mamandurrias que podría desvanecerse de la noche a la mañana. Da la impresión de que teme un portazo que le envíe al trastero de la historia. O algo peor, que los cajones de los secretos oficiales tan férreamente custodiados por el bipartidismo queden a merced de unos cuantos advenedizos con rastas. No sé, llámalo X, pero la verdad es que está irreconocible. 
Solo una situación de estrés pretraumático explica que pida el voto para el Partido Popular sacrificando en el envite a Pedro Sánchez. O un gobierno de concentración presidido por Javier Solana que, aunque pueda parecerlo, no es lo mismo que un campo de concentración. 
En estos momentos, se comporta como un náufrago que intenta salvarse aunque para ello tenga que ahogar a todos los que le rodean. Este hombre ha perdido la dignidad y solo le falta postularse como presidente del PP y apoyar un gobierno de Gas Natural con la abstención del resto de las formaciones. Quién le ha visto y quién le ve. Si fichara a Aznar, incluso podrían fundar juntos una secta senil con Guerra, Corcuera, Cascos y esos cincuenta exministros trasnochados que firman manifiestos contra el resultado de las urnas. O un Partido Socialista de Derechas como Dios manda. Para que la gente distinga desde el primer momento que ellos son los buenos.
 Josetxu Rodríguez
@caducahoy