lunes, 3 de noviembre de 2014

Yo quiero una lápida multimedia


lápidas, cementerio, obituario,

lápidas, cementerio, obituario,

lápidas, cementerio, obituario,

lápidas, cementerio, obituario,

lápidas, cementerio, obituario,

LLEGA un momento en la vida en el que conviene hacerse una buena foto para la esquela. No una de esas de fotomatón para el DNI o la Barik, sino una instantánea de estudio, previo paso por la peluquería y el maquillaje para disimular brillos y arrugas. Tengamos en cuenta que serán nuestros minutos de gloria en la sección de obituarios y no conviene aparecer allí como un mindundi cualquiera, que es lo que suele ocurrir cuando uno decide retirarse del teatro de la vida sin avisar y sin la muda limpia. En esos casos, son los familiares quienes improvisan y, en medio del nerviosismo de la situación, pueden entregar a la funeraria una foto de tu primera comunión o la de tu efímero paso por la Falange. Toda una reputación, costosamente amasada a lo largo de la vida, puede irse al traste en el último momento. 
Para evitarlo, es obligado organizar el funeral como si fuera una boda, con las fotos destinadas a la esquela, al recordatorio y a la lápida ya elegidas. No está de más, en los tiempos que corren, que grabáramos un vídeo. Ya hay empresas que se encargan de todo esto y ponen a tu disposición lápidas de resina, donde pueden imprimir a todo color sobre la superficie tu foto ascendiendo al Gorbea o celebrando un gol en San Mamés. 
Por poco más, incluirán un código QR personalizado. Bastará enfocarlo con cualquier smartphone para que aparezca el vídeo con tu emotivo discurso póstumo o con una bronca monumental a tus familiares. Eso queda de tu cuenta. 
Josetxu Rodríguez
@caducahoy.com