lunes, 24 de noviembre de 2014

Mariano Rajoy teme más a las hemerotecas que a Podemos

Raoy,frases,desaparecido

AL cumplir tres años en el cargo, Mariano Rajoy teme más a las hemerotecas que a Podemos. Tanto es así que, ahora que es amigo de Obama, va a exigir en la ONU que borren Internet. Todo. Delete, vaciar papelera. Se lo pedirá al mundo desde una televisión de plasma porque no soporta que su ranking de frases magistrales anden por ahí de boca en boca para despiporre general. “It’s very difficult todo esto”, le confesó a Cameron en su día, y tiene razón. Por eso me da pena. Al fin y al cabo es un personaje catódico, tan auténtico como Espinete, que no se considera responsable de nada. “Quien me ha impedido cumplir mi programa es la realidad”, se lamentó en una ocasión. Y con enemigos tan poderosos es imposible gobernar e, incluso, existir. Por eso, ante los casos de corrupción se vuelve evanescente hasta casi desaparecer. 
En el debate del Estado de la nación tuvo un lapsus que retrató el problema: “La desconfianza de los inversobres”. Ahora Mariano ya no es un presidente, es un ectoplasma que basa su política en la volatilidad y no lo oculta: “A veces, una decisión es no tomar ninguna decisión, y esa también es una decisión”, les dijo a los periodistas antes de salir corriendo por el pasillo. 
Pese a todo, deberíamos estarle agradecidos porque le debemos mucho. Siempre que puede nos lo recuerda: “Que le den a uno una línea de crédito de 100.000 millones no es tan fácil de conseguir”. Ni de pagar, debería haber añadido. Pero nadie es perfecto. Fin de la cita.

Josetxu Rodríguez
@caducahoy