martes, 11 de noviembre de 2014

Ha estallado la guerra del clima...en la oficina

climatización,oficinas,humor
climatización,oficinas,humor

ES una ley natural. Las temperaturas extremas causan todo tipo de catástrofes que nos hacen tomar conciencia de la fragilidad del ser humano. La pérdida de confort dispara la irritabilidad, que se transforma en ira y, en el peor de los casos, en guerras fratricidas, asesinatos premeditados, con alevosía, ensañamiento e, incluso, por diversión. No hablo del calentamiento global del planeta, sino del calentamiento de las oficinas, donde la zona tropical, junto a la ventana; la templada, en el centro; y la fría, al lado de la puerta, pueden sufrir una inversión térmica al encender la calefacción que acaba con el status quo establecido e inicia una contienda de consecuencias imprevisibles entre los empleados y los responsables de climatización. 
Con mis propios ojos he visto migraciones masivas hacia el cuartito del café en busca de un poco de calor, hambrunas espeluznantes ante la imposibilidad de atravesar la zona gélida que lleva al bar y convenios colectivos en llamas por la incapacidad de estabilizar la temperatura. 
Suelo visitar a un compañero del servicio técnico. Permanece atado en un cuartito acolchado ante su afán de colgarse de toda salida de aire acondicionado que ve. Es un veterano de la contienda de 1982. Me aconsejó vestir en invierno gayumbos de marta cibelina refrigerados con amoniaco, y en verano, de seda calefactados con pilas alcalinas. Gracias a ellos sigo vivo. No sé por cuánto tiempo...

Josetxu Rodríguez
@caducahoy