viernes, 20 de junio de 2014

Ahora que ya tenemos dos reyes solo falta Baltasar


Froilán,telefono,proclamación,Felipe VI

Froilán,telefono,proclamación,Felipe VI

NO conviene sacar conclusiones apresuradas, pero en los medios de comunicación serios, es decir, aquellos cuya redacción no fue ayer a trabajar con la cofia puesta y el escapulario de Felipe VI y Santa Letizia, se han publicado dos fotos muy elocuentes. En una de ellas puede apreciarse el vehículo de los nuevos reyes atravesando la Gran Vía madrileña ante la adhesión inquebrantable de unos cuantos miles de personas. En la otra, aparece el mismo trayecto el día del Orgullo Gay. Vamos, ni punto de comparación. Cualquier analista desapasionado sabría de un vistazo quién tiene el cariño y la simpatía del pueblo y descubriría que la devoción monárquica cultivada con esmero en la prensa y la televisión monocolor no se corresponde con la realidad. 
Aunque también es verdad que un día de fiesta a las 11 de la mañana solo están en la calle los que trabajan habitualmente, que tienen el hábito de madrugar. Como es sabido, Madrid solo cobra vida cuando se levantan los parados y esos no salen de casa hasta muy pasado el mediodía. Ni aunque les regales una banderita rojigualda.
Casi habría sido mejor simultanear las manifestaciones republicanas para ver quién la tiene más grande y llenar al menos la plaza de Oriente sin necesidad de Photoshop. A la espera de conocer hoy el punto de la escala Richter que alcanza el orgasmo colectivo ante tanta crónica lisonjera, halagadora, cobista, meliflua, encomiástica y tiralevitas, damos la bienvenida al segundo rey de la democracia. Ya solo falta Baltasar.