miércoles, 21 de agosto de 2013

Aunque parezca mentira, se entienden...




DOS matrimonios charlan en un banco del parque. Uno de los hombres cuenta el chiste de la pareja que va al médico y ella dice: -Doctó, no sé si soy esméril o mi marido es omnipotente pero no conseguimos tener condescendencia. -¿Ya hacen ustedes vida marítima?, dice el doctor. -Marítima y conyogur, responde él. 
En ese momento interviene una de las señoras: -Seguro que ese del chiste no conocía las zonas heterogéneas de ella. Como el marido de Begoña, que es sifilítico y solo tiene ojos para los sellos. 
-Sifilítico no, querida, filatélico. 
-Eso es inverosímil y no tiene ninguna intrascendencia. 
-Por ciento, -dice uno de los hombres-, el otro día tuvieron que llevarle al ambulanciatorio para hacerle una coreografía abominal. 
-Pues ella es géminis -dice el otro- y si empiezan así no se 'libra' de un análisis de 'virgo' para ver si le detestan un escorpio
-No seas zoquete -tercia su mujer- querrás de decir un cáncer. ¡A ver si tienes más cuidado con las faltas de horticultura que no eres capaz de poner bien ni un solo signo de puntería! 
-A mí desde luego -comenta el otro- no me llevan ni atao que enseguida empiezan con la abuja, la jiringuilla y las indiciones. Si te descuidas te ponen a régimen de cocretas de besamén o curasanes por toda tu insistencia. 
-Pero si ahora con la anastasia, todo es inodoro. 
-Eso díselo tú a los que están en el Instituto Autonómico de Orense.
Parece increíble, pero se entienden.