miércoles, 22 de mayo de 2013

Historia mínima: El incendio en San Mamés



De repente, un enorme incendio en el campo de San Mamés. Treinta y cinco mil bilbainos de rodillas rogándole al santo:

    - “¡San Mamés, San Mamés, por favor, que lleguen pronto los bomberos!”
    Y se aparece San Mamés y les dice :
    - Los bomberos no podrán llegar a tiempo. Hay mucho atasco en la ciudad y no llegarán”.
    - “¡San Mamés, San Mamés , por favor, entonces qué hacemos... Ayúdanos!”
    - “Mirad, la única solución es que os tiréis todos encima del fuego. Así se consumirá el oxígeno y se apagará”.
    Así pues, los treinta y cinco mil bilbainos se tiran al fuego y claro, el incendio se apaga, pero ellos mueren chamuscados.
    Llegan los treinta y cinco mil al cielo, llaman a la puerta y aparece San Pedro:
    - “Pero, por todos los santos. ¿qué os ha pasado? Treinta y cinco mil bilbainos y todos chamuscados....”
    - “Pues mira San Pedro. Hubo un fuego enorme y San Mamés nos dijo que para apagarlo teníamos que tirarnos encima, y así lo hicimos.
    Y mira como hemos quedado. ¡Dónde está ese San Mamés, dónde está...!
    - “Pero, ¡si no existe ningún San Mamés!”
    - “¡Cómo que no! - dicen los treinta y cinco mil - nosotros hablamos con él”.
    - “Pues aquí en el Cielo, os aseguro que no existe ningún San Mamés”.
    San Pedro llama a todos los santos y los pone en fila para hacer una rueda de reconocimiento.
    - “Mirad a todos estos santos y decidme cuál de ellos os dijo que era San Mamés”.
    Los treinta y cinco mil empiezan a mirar y por fin ven a uno:
    - “¡Éste es, éste es!”
    San Pedro se acerca a él y dándole unas palmaditas en la espalda le dice:
    - “¡San Sebastián, ésta vez te has pasado!”

Remitido por correo