viernes, 14 de septiembre de 2012

Eurovegas: ¡Qué cansinos!

[caption id="attachment_2368" align="aligncenter" width="620" caption="Visto en paisdelocos.es"][/caption]

EL ni-nio, que está inmerso en un máster de telecomunicaciones y economía de subsistencia, es decir, que desde hace un año está tirado en el sofá de casa de sus padres jugando a la play y comiendo hamburguesas de Lidl, dice que ya no quiere ser camarero en la Costa del Sol, que prefiere trabajar en Eurovegas porque intuye que allí le espera un futuro mejor. O sea, que el muchacho aspira a ser palanganero, mientras su hermana se afana en terminar el Curso Básico de Prostitución profesional que imparten en Valencia con mucha visión de futuro, al parecer.

Los padres intentan explicarle que han invertido mucho esfuerzo en su formación, sobre todo, en el internado para nanodelincuentes en el que hizo la ESO. Pero no hay manera. Es refractario a cualquier argumento. Intuye que con las amistades que hizo en el reformatorio de pago en el que concluyó sus estudios puede ganarse mejor la vida en un macroputiclub.

Ha oído que será un lugar opaco a la ley y a los impuestos, una tierra prometida con un microclima maravilloso para que medre la fauna de camellos, tahúres y mafiosos que le darán vidilla. Todos sus amigos son expertos en alguna de estas disciplinas y sabrán abrirse camino. Su madre, desesperada, maldice a los políticos por no apostar por un Euroharvard que atraiga a investigadores prestigiosos y dé ejemplo a la juventud. ¡Qué gran idea!, grita él. ¡Un Harvard con putas! ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes?

Josetxu Rodríguez