viernes, 13 de enero de 2012

Fragasaurus




EL fallecimiento de Fraga Iribarne se ha anunciado en tantas ocasiones que la noticia de hoy es que no ha muerto. Al menos, mientras escribo estas líneas. Ayer, un troll de esos que pululan por internet aprovechó el nerviosismo mediático y coló a algunos medios informativos su falsa defunción atribuyéndosela a Antena 3.

En septiembre pasado fue La Voz de Galicia quien metió la pata y publicó sin querer el obituario del exministro franquista. Qué tiempos, oye. Ya nadie tiene paciencia para nada. Ni siquiera para esperar sus 15 minutos de gloria en una hermosa esquela con foto en el periódico local. Ahora, con las redes sociales en plena ebullición, todo el mundo está deseando ver su epitafio en vida y, si es posible, anunciar su propio funeral en el muro de Facebook para que la gente vote "me gusta" o "quizá acuda".

En el caso del expresidente gallego son tantos los anuncios y desmentidos que hay quien piensa que Fraga es para siempre y que no morirá, se fosilizará directamente. Como un dinosaurio. Pido un respeto para él, aunque puede que no se lo merezca, y rememorando su mítico baño en Palomares aprovecho para desmentir que vaya a ser enterrado en un cementerio nuclear y que le estén haciendo pruebas con el carbono 14. Eso lo asegura "el equipo médico habitual", que ya demostró su rara habilidad con Franco: daba buenas y malas noticias leyendo un único parte clínico. Asombroso.

Josexu Rodríguez