martes, 16 de agosto de 2011

La mujer del fontanero, muy preocupada



Si después de esta súplica los clientes no se compadecen es que la cosa no tiene remedio.