martes, 22 de marzo de 2011

Japón y Libia: sin palabras



Japón: la situación se va estabilizando, es decir, se estabiliza la radiación en el mar, los alimentos y las personas, y también el área de exclusión de 20 kilómetros o más durante unas decenas de años.



Libia: Me recuerda aquel chiste de Gila en el que cuatro personas estaban pegando a un borracho.  "Me meto, no me meto –decía el protagonista– Al final me metí y entre los cinco le dimos una paliza de campeonato". El borracho es Gadafi y hace tres años  (18-12-2007) plantaba su tienda en el Palacio de El Pardo.

"Desde un podio, don Juan Carlos y su invitado han escuchado los himnos nacionales de Libia y de España mientras se disparaban las 21 salvas de honor. A continuación, el Rey ha invitado a Gadafi a pasar revista a una compañía de honores de la Guardia Real, al tiempo que la banda de música interpretaba la marcha "El viejo almirante".

Para confiar en la clase política es necesario carecer de memoria