viernes, 25 de febrero de 2011

Teledormidina



RECONOZCO que antes de irme a la cama echaba un vistazo al canal Gran Hermano 24 horas. Eso de ver a gente durmiendo metida en sus pequeños nichos blancos me contagiaba un sopor mucho más efectivo y placentero que la Dormidina. Y me estaba enganchando, lo mismo que enganchó a los japoneses aquella emisora que día y noche mostraba una pecera y que inundó de televisiones las salas de espera de los dentistas, demasiado atareados como para encargarse de peces reales. Ya podría ponerlo en práctica algún gerifalte de la TDT y, en lugar de esas horribles teletiendas con señoras y señores adiposos, comprarse un buen acuarium y plantar una cámara frente a su cristal. Al menos, miles de consultas mal decoradas y llenas de revistas médicas con operaciones de apendicitis tendrían una ventana de color para acompañarnos durante la espera.

Pero, en fin, no creo que Paolo Vasile, il capo dei capi de Telecinco, esté por la labor. Acaba de anunciar que va a convertir Gran Hermano 24 horas en un canal de televisión para mujeres dedicado a las celebridades, las tendencias y la crónica social, que es lo que considera que les interesa a ellas. El caso es que a un servidor le ha hecho la pascua y ahora tendrá que buscarse otro programa soporífero para conciliar el sueño. A menos, claro está, que le encargue la dirección de todo el tinglado a Belén Esteban. Entonces seguro que podremos dormir a pierna suelta.

Josetxu Rodríguez